"El absentismo laboral es el resultado de algo que no se trató antes"

"El absentismo laboral es el resultado de algo que no se trató antes"

Imprimir Email
(0 votos)

Una buena gestión y organización de equipos y personas influye en la cuenta de resultados. Esto lo sabe Mónica Seara, CEO de HUMANAS Salud Organizacional, quien destaca que las personas son el verdadero valor de una entidad. En esta entrevista nos cuenta las claves de las empresas saludables.

Para comenzar a hablar de salud de las organizaciones, ¿habría que dejar de considerar al trabajador como una máquina sustituible? 

Creo que a nadie le gusta que lo traten como una pieza de una máquina o como un recurso que se puede sustituir cuando la empresa decida. Cualquiera de los elementos que acabo de mencionar tienen una característica, son inertes y, como tal, están faltos de vigor y de energía, ¡no tienen vida! Las personas están vivas y poseen emociones. Por eso mismo, cuando son tratadas de una manera impersonal y como se fueran una máquina, acaban perdiendo la energía, la motivación, y finalizan incluso enfermando. Cuando esto sucede se traslada en forma de absentismo, presentismo, accidentes, errores, rotaciones... cosa que no beneficia en nada a la empresa, pero que es el resultado de esa gestión mecanicista. Por eso es preciso entender que no somos recursos humanos, sino humanos con recursos, y la salud organizacional es la herramienta que nos ayudará a gestionar este cambio de paradigma.

Esto nos lleva a hablar de humanización. ¿A qué nivel considera que están las empresas gallegas?

Cada empresa es un mundo. Hablamos con empresarios que cuidan de sus trabajadores, que están convencidos de que sin ellos su negocio no existiría. Pero también vemos empresas en las que es todo el contrario. Lo que sí puedo decir es que en las micropymes (mayoría en Galicia) conocen la importancia de los colaboradores para que la empresa funcione, mientras que cuando las empresas son muy grandes comienza a hacerse todo más impersonal y, por lo tanto, encontramos empresas muy deshumanizadas. Con todo, las pequeñas copian de las grandes porque hay que competir. La tendencia es que cada vez los ambientes de trabajo sean más tóxicos, con más estrés, y así no es fácil tomar espacio para actuar de una manera más humano.

Hace falta destacar que ser una empresa saludable implica ir más allá de la prevención de riesgos laborales, ¿no?

En España tenemos un problema cultural con las leyes de obligado cumplimiento, entre ellas la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. Pensamos que es un impuesto revolucionario sin más, y como tal actuamos. Ya lo dice la palabra: "cumplo y miento". No aprovechamos todo el bueno que nos ofrece, que es prevenir los accidentes y enfermedades profesionales y también el absentismo. Somos reactivos, no preventivos. Se trata de promover la salud en el espacio de trabajo, con un enfoque más integral del concepto de salud, buscando que la mejora de la salud de los trabajadores implique una situación financiera saludable para la empresa.

¿Se podría establecer una relación entre el clima laboral y el absentismo?

Desde luego hay relación directa entre ambos. La alarma en las empresas suele ser el absentismo, pues todo lo que vaya a los números hace tomar consciencia de la gravedad del problema. Luego ya vemos que el absentismo es el resultado de algo que no se trató antes: ese mal clima laboral que iba dando sus síntomas con conflictos y con desmotivación; en ese mal estilo de liderazgo, en las quejas no atendidas, en la falta de coherencia... Cada acción tiene una reacción. Si el resultado que obtenemos no es lo que buscamos tendremos que preguntarnos qué hicimos mal.

Se trata la parte más humana de las personas con la salud organizacional pero, ¿qué importancia tiene el espacio físico de trabajo?

Además de los compañeros y ambiente de trabajo, el espacio físico es muy importante: un buen diseño ergonómico, flexible y utilitario de nuestro puesto de trabajo ayuda a mantener nuestra energía focalizada. La luz, los colores, los materiales... el diseño en conjunto pasa a ser una parte importante para la motivación del trabajador, pero también del cliente o enfermo. En los hospitales están cambiando el diseño para convertirse en espacios más optimistas; el interior de las salas de pruebas se convierte para los pequeños en otro universo, una nave espacial por ejemplo. Este es una evidencia de como el ambiente físico influye en las emociones y, por lo tanto, en el bienestar de la gente que trabaja en él o lo usa.

Finalmente, ¿cómo puede una empresa detectar que no lo está haciendo bien de cara a los trabajadores y que claves debería seguir?

Hay muchos indicadores que las empresas deben tener en cuenta: rotaciones, quejas y litigios, tanto de los empleados como de los clientes o proveedores; absentismo, errores en la producción, accidentes, conflictos... Todo esto se puede recoger en indicadores y llevar la cuenta de se lo hacemos bien o no. 

También hay que preguntar a la gente. Las encuestas de clima laboral ofrecen datos de cómo están los trabajadores y también sobre qué hay que mejorar, pues es lo que a ellos más les preocupa. Mientras estén preocupados no estarán ocupados en lo que deberían. Hace falta mejorar mucho la comunicación en las empresas para que la gente esté tranquila y esto pasa por el estilo de liderazgo. Aquí está la clave: la nueva gestión de la empresa pasa por un estilo de liderazgo transformador. No estamos en el siglo de los jefes, es el momento de gente que inspire, que motive, que sea próxima y sepa guiar a otros gracias a su influencia y no a su cargo. Los directivos y mandos tienen que conseguir el respeto de su gente por su coherencia y ejemplo. Para eso tienen que trabajar primero ellos mismos, no pretender que cambie la organización cambiando a los de abajo. Quien guía es lo quien tiene la primera responsabilidad de trabajar.

Debemos entender que el valor de la empresa ha cambiado por completo desde el siglo pasado. Ahora es intangible, pues estamos en la era de la economía de las relaciones, no en la del producto o servicio, y por eso toca de lleno pasar a un modelo de negocio más humano.

 

 


Xunta de Galicia
Turismo de Galicia