"Apostar por la felicidad impacta en los resultados de las empresas"

"Apostar por la felicidad impacta en los resultados de las empresas"

Imprimir Email
(1 Votar)

Santiago Vázquez lleva más de 25 años trabajando en la gestión de personas. Hablamos con él aprovechando su presencia en el VIII Congreso Internacional de Felicidad en el Trabajo celebrado en A Coruña. 

Después de casi 20 años en R-Cable como gestor de personas afronta una nueva etapa en el Instituto de Liderazgo del Tecnológico de Monterrey. ¿Cómo valora este cambio?

Realmente afronto el cambio con muchísima ilusión. Es un cambio de país y de sector. El hecho de pasarme al sector educativo me acerca a mi propósito de vida de contribuir a generar entornos más positivos y más humanos. El Tecnológico de Monterrey es una entidad muy singular porque es privada pero sin ánimo de lucro, y muy ligada al desarrollo de líderes con valores y sentido humano y una visión global. 

El Instituto es una iniciativa que acaba de nacer. ¿Cómo surgió la idea de que usted lo encabezase?

En octubre de 2016 el Tecnológico de Monterrey me invitó a participar en el Foro de las Ciencias de la Felicidad, donde conocí al presidente. Debido a la baja calidad de liderazgo a nivel global, habían decidido crear el Instituto para fomentar la diversidad y la inclusión frente a otros liderazgos que hablan de muros, de fronteras y de nacionalismos. Estamos en un mundo globalizado en donde las distancias se acortan. Todos estamos en el mismo barco: nuestro planeta que debemos cuidar. 

Liderazgo y felicidad. Así se titula su charla en el VIII Congreso Internacional de Felicidad en el Trabajo. ¿Cuáles son las claves de esta relación?

Uno de los aspectos que hay que remarcar es que, frente al liderazgo mesiánico del siglo XX, el liderazgo de la nueva era es colectivo, compartido, discreto, inclusivo y diverso. Hablo siempre del intraliderazgo para pasar al interliderazgo porque creo que es fundamental saber liderarse a uno mismo para después desarrollar la inteligencia social que pase por gestionar un equipo como una "batuta invisible". 

¿En qué se basa un liderazgo positivo?

Se trata de orientarse a las fortalezas individuales y de los equipos como estrategia fundamental. Además, destacaría que una persona es líder cuando crea líderes, cuando hace crecer, cuando es humilde, responsable, inspirador... En definitiva, un líder transforma generando valor.

¿Cómo se incrementan los niveles de felicidad en el trabajo?

Hay muchos factores que influyen. La empresa no puede ser responsable de la felicidad de sus trabajadores, porque es una responsabilidad individual, pero sí puede contribuir a través de determinadas cuestiones. Por ejemplo, el hecho de que haya un equilibrio entre la vida personal y profesional, el que existan mecanismos para medir el clima laboral, encuestas para medir el liderazgo, formación, coaching... 

Se habla mucho del salario emocional, que va más allá de lo económico. ¿Considera que es una tendencia que llega para quedarse?

De acuerdo con la pirámide de Maslow, tenemos una serie de necesidades que están jerarquizadas. Necesitamos lo mínimo para poder pagar las facturas y sostenernos a nosotros mismos y a nuestras familias. Pero una vez esto está cubierto, ya no es suficiente. Ahí entramos en el salario emocional. Es decir, el sueldo es muy importante para no tener preocupaciones económicas. Sin embargo, una vez que tenemos un sueldo suficiente, si lo multiplicamos no se produce un incremento proporcional de nuestro bienestar. Entonces, pasa a tener protagonismo la filiación. A continuación, vendría el reconocimiento. El último nivel sería la autorrealización: trabajar en algo que contribuye a cuestiones que tienen significado para tu vida. Esto es precisamente lo que me ha llevado a tomar la decisión del cambio en mi carrera profesional.

Tiene una amplia experiencia como director de personas. ¿Cree que las empresas gallegas en general tienen en cuenta la RSE interna?

Creo que las empresas sí están tomando el camino de la responsabilidad social. Algunos lo harán porque no les queda más remedio en cuanto a clientes y mercado, pues la RSE puede ayudar a conseguir los objetivos económicos. Además, es en este momento de cambio de era donde los elementos intangibles pasan a tener un protagonismo crítico. La sociedad cada vez es más exigente y obliga a que todos, no solo las empresas, seamos más responsables y más conscientes.

Como conclusión, ¿qué ventajas tiene para una empresa contar con trabajadores felices?

Apostar por la felicidad impacta en los resultados de las empresas. En estos momentos destaca el impacto por atraer talento. Las personas se informan y los mejores talentos tienen la capacidad de elegir, de tal manera que contribuyendo a la felicidad en la empresa puedes ser mejor empleador. Otros beneficios son la reducción del nivel de absentismo. Se disminuye también la rotación no deseada, pues cuando una persona considera que su empresa es un buen lugar para trabajar, posiblemente tenga menos ganas de abandonar la compañía. Por tanto, aumenta el sentido de pertenencia y actúan como prescriptores de la compañía. 

 


Xunta de Galicia
Turismo de Galicia